Baja California; del mar al desierto, a la montaña y de regreso

Comencé con la fotografía allá por el 2006 cuando adquirí una cámara Kodak Z7529 con lente fijo, principalmente porque debido a mi trabajo viajaba regularmente y quería salir a explorar con la cámara esos lugares que visitaba.

COMPRAR
Tijuana, avenida Revolución

En cada salida de viaje regresaba con fotografías de paisaje, de calle o de arquitectura de los lugares que había visitado, pero fotografías de mi ciudad, Tijuana, prácticamente no existían y ahora que ya no vivo allí, no ha ayudado mucho a la causa. Revisando el archivo solamente tengo unas pocas fotos, ni siquiera llegan a 20.

COMPRAR
Tijuana, glorieta de Cuauhtémoc

Después del 2006, recorrí durante 5 años parte de Baja California -Sí, Baja California sin el norte - con una cámara Canon Rebel XTi aunque sin la Intención de hacer fotografía, sin embargo la foto era algo más incidental que de propósito por lo nuevamente, no tengo mucho registro fotográfico.

COMPRAR
Tijuana, avenida Constitución


La Baja

Tijuana es una ciudad en constante crecimiento, sin mucho orden, una ciudad moderna, con una geografía accidentada por cerros, cañones y mesetas. Uno de los últimos censos que recuerdo hablaba de 1.5 millones de habitantes y una gran población flotante. Siempre ha estado en crecimiento pero en las últimas décadas el este de la ciudad tuvo una explosión demográfica, las colonias en la periferia, las colonias marginadas.

COMPRAR
Playas de Tijuana, muro fronterizo

Ante el crecimiento incesante, no es pregunta si se convierte o no en zona conurbada con Tecate al este y Rosarito al sur, la pregunta es cuándo finalmente sucederá. Quizás el problema de movilidad provocado por el crecimiento, el trabajo y otras ocupaciones tienen que ver con la poca motivación, en ese momento, de hacer fotografía en la ciudad.

COMPRAR
Playas de Tijuana, detalles del muro fronterizo

No obstante, recorrí buena parte de los seis municipios de La Baja, donde los paisajes cambian radicalmente dentro de los 70,000 km cuadrados que comprenden la parte norte de la peninsula.

COMPRAR
Carretera Tecate-Mexicali, un día después de la nieve

Recuerdo recorridos saliendo de una Tijuana fría y lluviosa hacia Mexicali, pasando por Tecate enfilando el camino hacia La Rumorosa, subiendo entre paredes de piedras enormes, más grandes que un automóvil, llegar a un panorama blanco cubierto por la nieve que se apilaba cayendo sin cesar, nublando la visibilidad en el tramo de los poblados de El Hongo y La Rumorosa. Llegar a la cumbre y ver hacia Mexicali, donde se mostraba un cielo despejado con un sol radiante; descender La Rumorosa y mirar hacia atrás, las nubes negras atoradas en la cumbre.

COMPRAR
La Rumorosa, curva peligrosa

Manejar por La Rumorosa en cualquier dirección es una experiencia fantástica, las vistas son increíbles hacia Mexicali. Siempre que transitaba este tramo de la carretera aprovechaba para detenerme en alguno de los miradores y contemplar esa montaña rocosa pero peligrosa, no por nada los barrancos siempre tienen restos de automóviles y camiones que perdieron la carretera en alguna de las sinuosas curvas, ya sea por la velocidad, los fuertes vientos o el descuido; no hay margen de error al conducir por ahí.

COMPRAR
Carretera Tecate-Mexicali

Terminar el descenso de La Rumorosa significa tocar el desierto y el incremento en la temperatura, la recta nos dirige a La Laguna Salada para posteriormente pasar por un costado del Cerro del Centinela y así enfilarnos al libramiento a Mexicali. A diferencia de Tijuana, Mexicali es una ciudad plana con grandes y anchas avenidas donde el clima puede estar en los extremos; pasar de un calor agobiante durante el día a un frío que cala hasta los huesos en las noches. Famosa por la comida China debido a que tiene una de las grandes poblaciones de inmigrantes Chinos, quienes llegaron a México durante el Porfiriato.

COMPRAR
Vista de La Rumorosa

Más adelante está el valle, un conglomerado de ejidos donde la vida pasa tranquila, En el valle se produce algodón, trigo y espárragos entre otras cosas.

COMPRAR
Trigo en El Valle de Mexicali

En una de las visitas a Mexicali, recuerdo que el sol comenzó a ocultarse apenas a las 2pm, una mancha naranja-negruzca cubría parte del cielo, era una tormenta de arena que avanzaba rápidamente hacia la ciudad. En mi regreso a Tijuana, la tormenta me alcanzó apenas pasando el Cerro del Centinela y la arena cubrió todo alrededor, algunos autos se orillaban en la carretera a esperar a que pasara. Continué a La Rumorosa y conforme subía el ambiente se iba limpiando, en uno de los miradores me detuve y pude observar que Mexicali había desaparecido dentro de la tormenta.

COMPRAR
Tormenta de arena, Mexicali

Hacia el sur fue una de las rutas más recurrentes en mis viajes por La Baja. Subir la avenida internacional, que pasa a un costado del cerco que divide México y Estados Unidos, con los rascacielos de San Diego de fondo, para luego tomar la carretera escénica Tijuana-Ensenada, posiblemente una de las carreteras más bonitas de México.

COMPRAR
Cristo, Rosarito

En un día de verano esa carretera tiene vistas increíbles, prácticamente es un recorrido de 107kms por la orilla del Pacífico Mexicano. Atraviesa una infinidad de poblados; hoy, muchos de ellos, lujosos con enormes casas de extranjeros que llegaron para quedarse en la costa. Los que se han salvado de esta invasión son contados.

COMPRAR
Carretera escénica Tijuana-Ensenada

Saliendo de Tijuana la carretera atraviesa por Rosarito, uno de los municipios de reciente creación y con un gran crecimiento poblacional desde que en 1995 fue separado de Tijuana. Durante los trayectos por la carretera, ya saliendo de la mancha urbana de Rosarito está Puerto Nuevo, famoso por la langosta frita, su frijoles, arroz y tortillas de harina gigantes; es común en fin de semana ver oleadas de turistas que llegan allí a desayunar.

COMPRAR
Carretera escénica Tijuana-Ensenada

La carretera continúa con algunos paisajes casi a nivel del mar y otros mas desde elevados riscos y que a lo lejos dejan ver grandes embarcaciones que van o vienen al puerto de Ensenada, embarcaciones más pequeñas de pescadores, es casi obligado detenerse unos minutos en los miradores para admirar la belleza del lugar.

COMPRAR
Puerto de Ensenada

El llegar a Ensenada es inconfundible debido al olor de las empacadoras de pescado que están en el Sauzal, poco más adelante está la entrada al puerto así lo confirman las enormes grúas que dan la bienvenida y que se utilizan para las maniobras con los contenedores de los barcos. Siguiendo por el boulevard pasa uno por el Mercado Negro de Pescados y Mariscos hasta la bandera monumental; y allí en las esquinas de las calles podemos encontrar las típicas carretas que ofrecen comida del mar y que son imperdibles para llegar por unas almejas, ostiones, cóctel de camarón o un ceviche o bien; pasar a comer tacos de pescado estilo Ensenada en el puesto ubicado a contra esquina de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe en la avenida Juárez.

COMPRAR
Mercado Negro, Ensenada

Regresando al norte, hacia el Sauzal, está la carretera a Tecate, famosa por ser la entrada al Valle de Guadalupe. El vino existe en la región desde el siglo XVII, traído por los Jesuitas en sus misiones a California. Previo a la Segunda Guerra Mundial, Baja California se estableció como una región productora de vinos, gracias a las condiciones geográficas y climatológicas del Valle de Guadalupe, Santo Tomás, el Valle de Calafia y San Vicente. Fue en la década de los 80’s cuando la región tuvo su último renacimiento como productora de buenos vinos, renacimiento y fama que la ha mantenido popular hasta nuestros días.

COMPRAR
Valle de Guadalupe

Visitar el Valle durante la primavera es muy bonito, las parcelas de las vinícolas y restaurantes campestres se pintan de verde y los atardeceres dorados encuadrados por las montañas crean un ambiente mágico.

COMPRAR
Atardecer en el Valle

Continuar por la carretera hasta Tecate poco a poco pierde el encanto del Valle, ya que significa pasar por un desierto rocoso entre rancherías enclavadas en la montaña.

COMPRAR
Entrada Norte al Valle de Guadalupe

Hacia el este de Ensenada nos encontramos con la carretera a San Felipe. Ésta carretera permite recorrer del Pacífico al Mar de Cortes en alrededor de 3 horas de camino, cruzando por el valle de Ojos Negros (San Rafael), zona agrícola, vitivinícola y famosa por su producción de quesos artesanales.

COMPRAR
San Felipe

San Felipe, es un pequeño poblado de pescadores y de turismo, enclavado en el Mar de Cortes con marea tranquila y aguas cálidas a diferencia del agua de la costa del Pacífico. Durante las tardes de verano, el agua de la costa se retrae hacia el mar, un fenómeno curioso para quienes nunca lo han experimentado. Conforme el agua se retrae es posible caminar sobre la arena, aún húmeda dónde sólo quedan pequeñas lagunas con peces, crustáceos y moluscos que quedaron ahí atrapados. El mar regresa durante la madrugada por lo que al siguiente día en la mañana todo vuelve a la normalidad.

COMPRAR
Atardecer en San Felipe con el mar retirándose de la costa

Regresando a Ensenada, hacia el sur se encuentra la carretera Transpeninsular, la ruta que conecta la península de Baja California desde Tijuana hasta la punta sur de Los Cabos, BCS. Durante el recorrido en La Baja, la carretera va cercana a la costa del Pacífico hasta llega al paralelo 28, la división política entre Baja California y Baja California Sur, es en este punto donde la carretera cruza la península hacia el Mar de Cortes.

COMPRAR
Molino viejo, San Quintín

La carretera Transpeninsular es de dos carriles y así atraviesa valles y montañas transitada por camiones de carga a los cuales se les trata de ganar el paso antes de llegar a las zonas de curvas o subidas. Santo Tomás es uno de los primero poblados a cruzar en ésta ruta, otro de los lugares vitivinícola de tradición, junto con San Vicente que se encuentra algunos kilómetros al sur por la misma carretera.

COMPRAR
San Quintín

Después de San Vicente la carretera se acerca a la costa para pasar por Colonet, Camalú y Vicente Guerrero, y cada vez que me encontraba con la carretera hacia El Parque Nacional Sierra San Pedro Mártir no podía evitar decirme que en alguna otra ocasión haría ese recorrido.

COMPRAR
Carretera Transpenínsular a la altura de El Rosario

Algunos kilómetros adelante se encuentra San Quintín cabecera del municipio más reciente de Baja California y posiblemente en todo México. Un lugar dedicado a la agricultura del tomate y la berries (fresas, zarzamoras, moras, etc.) en el cual una parte de la población son jornaleros de diferentes regiones del país, principalmente de Oaxaca, que van y vienen de sus lugares de origen, en las temporadas de cosecha.

COMPRAR
La Lobera, El Rosario

La bahía de San Quintín es un lugar conocido por sus cultivos de almejas, ostiones y abulón. La bahía cuenta con extensas playas para visitar. El agua y el viento en esta zona son fríos pero eso no impide que cientos de visitantes lleguen a acampar iniciando Semana Santa y hasta pasado el Verano.

COMPRAR
Carretera escénica Tijuana-Ensenada

San Quintín fue de los lugares más lejanos en los cuales me aventuré en La Baja dejando aún muchos lugares por visitar. Recorridos como éstos, los hice ya en mis últimos años viviendo en Baja California. Quizás es tiempo de planear revisitar lo que ya conozco de La Baja y descubrir lo que ya no alcancé. Visitar con otros ojos, con otra actitud, con ganas de conocer más y más a detalle.

Publicado por

Mario Alberto Chávez Cárdenas

La fotografía de paisaje y de ciudad es principalmente la que hago.