Colima, la ciudad de los ríos y palmeras

Apenas son las 9 de la mañana y el calor ya se hace sentir, afortunadamente la Calzada Galván ofrece un respiro con la frescura que producen las “Parotas”, estos grandes y frondosos árboles que cubren con sus ramas la avenida formando un túnel de sombra.

COMPRAR
Parota recuperando el follaje en la Calzada Galván

El bullicio es constante pero no de las personas y autos que transitan por ahí, si no a la cantidad de aves que tienen su resguardo en los árboles de la avenida.

COMPRAR
Palmera en Av. Constitución, coco y tuba se extrae de las muchas de palmeras en la ciudad

El transitar de la ciudad es tranquilo, propio de una ciudad de alrededor de alrededor de 150,000 habitantes. Calles y jardines están vigiladas por espigadas palmeras, no por nada a Colima se le conoce como la Ciudad de las palmeras. 

COMPRAR
Jardín Libertad en el centro de la ciudad, lugar para pasear, actividades culturales y de diversión

No es extraño encontrarse gente arriba de las palmeras ya sea bajando la penca de cocos o extrayendo la tuba, bebida natural con un ligero sabor a fermentado que se puede comprar en el centro de la ciudad.

COMPRAR
Atardecer viendo al norte. Se aprecian los volcanes de nieve y de fuego, él último con una exhalación de ceniza

Las tardes ofrecen una oportunidad contra el calor para recorrer el centro de la ciudad conformado por el Jardín Libertad en el primer cuadro y una serie de edificios de arquitectura neoclásica destacando el Palacio de Gobierno del Estado, La Catedral Basílica Menor, el Teatro Hidalgo y el Palacio de Gobierno Federal. 

COMPRAR
Palacio de gobierno Federal en la calle Madero. Vista desde la escultura de la vendedora de Bate, una bebida a base de semilla de chan y piloncillo

Todas las edificaciones son de baja altura debido a la inestabilidad del suelo por fallas tectónicas y la actividad del Volcán de Fuego.

COMPRAR
Palacio de Gobierno del estado y Catedral Basílica Menor de la diócesis de "Jaliscoman"

Los barrios alrededor del centro son bastante peculiares con casas muy similares entre sí y de fachadas coloridas, angostas, largas de un piso y con una pequeña huerta al fondo donde crecen mangos, papayas, plátanos, limones y otras frutas comunes de la región. 

COMPRAR
Templo de la Merced

Por las tardes es común ver las puertas y ventanas abiertas con los habitantes de la casa sentados en las baquetas aprovechando que el sol ya está a punto de desaparecer en el horizonte y esto representa un refresco a los calurosos días.

COMPRAR
En el centro hay calles angostas llenas de casonas "Colimotas" y casas más modestas angostas pero largas con patios posteriores con hurtas de frutos

Al asomarse a las casas es cómo ver hacia el pasado, muebles antiguos rodeados de fotografías en blanco y negro, imágenes religiosas que develan la fé de los colimenses y que alredor de 10 iglesias en la zona centro así lo constatan.

COMPRAR
Vista hacia a la ciudad de Villa de Álvarez que junto con la ciudad de Colima forman la zona metropolitana

Hay varios ríos y riachuelos que cruzan la ciudad, en épocas anteriores eran lo suficientemente abundantes para que la gente fuera a bañarse en ellos para mitigar el calor.

COMPRAR
El cause del río Colima atraviesa la ciudad de norte a sur

La fé religiosa de la ciudad se puede constatar de los múltiples templos que existen en la ciudad, en especial en la zona centro. Desde un punto alto es posible ver a anochecher la cruces iluminadas de las torres de las iglesias.

COMPRAR
Templo de la sangre de cristo es uno de múltiples templos que se pueden encontrar a solamente algunas cuadras de distancia entre sí

Cuatro días duró ese mi primer viaje para después regresar a tierras Baja Californianas, sabía en ese momento que estaría de regreso en Colima unas semanas más tarde, lo que no sabía es que lo haría para quedarme por lo menos estos último 7 años de mi vida.

Publicado por

Mario Alberto Chávez Cárdenas

La fotografía de paisaje y de ciudad es principalmente la que hago.